La Editorial del Domingo – Los Costos del Concejo Municipal

En este momento estás viendo La Editorial del Domingo – Los Costos del Concejo Municipal

Este es un espacio de expresión libre e independiente, que refleja los puntos de vista de los autores de cada artículo aquí publicado, y no compromete el pensamiento ni la opinión de Hechos y Noticias y sus editores.

Por: Vladimir Ilich Ulianov

Conversaba con un amigo hace unos días al calor de un sencillo y buen café de los que bien saben servir en La Cigarra, sobre el bochornoso episodio de la semana anterior en el Concejo Municipal cuando el ignaro concejal Murillo y la mesa directiva se opusieron a que esa sesión en la que tendría lugar la rendición de cuentas de la pasada Noche del Fuego por parte de la Escuela Taller, fuera transmitida al público por Facebook Live.

Decía mi buen amigo que cómo era posible que algo tan lógico y elemental como que una corporación pública, elegida por el pueblo, que por tanto representa al pueblo y se debe a él, funcione, debata, sesione y discuta de espaldas a quien precisamente representa. El tema estaba tan interesante que alguien de la mesa contigua dejó el periódico al lado y se nos unió: “¿será que la gente de la Escuela Taller no quiere que se sepa o que el pueblo pregunte por lo que se gastó en la Noche del Fuego y por lo que hacen allá?” Yo, prudente, intervine y les dije que eso era hilar muy fino, que en mi opinión eso no podía ser posible, les parecí a mis contertulios “muy bienpensado”, “¿usted hermano, precisamente usted que todo lo pregunta?” me dijeron.

El tema se alargó en una charla muy agradable y terminamos fue hablando de lo que ganan los concejales, es decir, de la remuneración económica que reciben por cada sesión; “escriba algo sobre eso, que el pueblo se entere de cómo es que es la cosa para que sepan por quiénes votan”, les prometí que para el próximo domingo -hoy- lo haría.

El año pasado la bancada del Partido Conservador en el Congreso fue ponente de un proyecto de ley que buscaba incrementar los honorarios por sesión de los concejales de municipios categoría cuarta, quinta y sexta de forma tal que recibieran por lo menos un salario mínimo mensual legal promediando lo percibido durante los periodos de sesiones ordinarias. Según los congresistas del Partido Conservador que presentaron el proyecto de ley, uno de sus objetivos era motivar a que personas con preparación académica y experiencia en el sector público, se postularan para los concejos municipales y contribuyeran con sus aportes a dinamizar y modernizar estas corporaciones. La primera en poner el grito en el cielo fue la Federación Colombiana de Municipios quien pidió que la ley no fuera aprobada por cuanto las finanzas de los entes territoriales han sido fuertemente afectadas durante la pandemia, inclusive varios mandatarios locales señalaron que un proyecto como éste sería contraproducente en estos momentos.

Dicho proyecto fue aprobado y convertido en ley de la república el pasado 8 de enero por el Presidente Duque (ley 2075 de 2021) Dicha ley establece una tabla en la que los concejales de los municipios de categoría cuarta, quinta y sexta (Salamina categoría sexta) percibirán honorarios por sesión equivalentes a $212.312, de forma tal que los honorarios mensuales que devenguen los concejales no sean inferiores a 1 salario mínimo legal mensual vigente. De igual manera los concejales tendrán derecho a la cotización al Sistema de Seguridad Social; pensión, salud, ARL y cajas de compensación familiar, lo cual se hace con cargo al presupuesto de la administración municipal, sin que ello implique vínculo laboral con la alcaldía.

Dicha ley también estipula que en los municipios de categoría tercera a sexta se pagarán anualmente hasta 70 sesiones ordinarias y hasta 20 sesiones extraordinarias. Además, los honorarios señalados para cada categoría de municipio se incrementarán cada año a partir del primero (1) de enero de 2021 en porcentaje equivalente a la variación del IPC (índice de precios al consumidor) correspondiente al año inmediatamente anterior; es decir, que de entrada desde que comenzó este año los honorarios por sesión en un municipio categoría seis como Salamina quedaron en $215.730.

Quién sino el Partido Conservador podía impulsar un proyecto de este tipo; era una iniciativa a la medida para una organización que en medio de esta crisis de representatividad lo único que busca es no perder espacios de poder, sobre todo en las regiones que les garantizan la supervivencia elección tras elección. El Partido Conservador, godo, ortodoxo y a veces retardatario hace rato perdió su vocación de poder, ya no representan las ideas republicanas con las que otrora se identificó una parte del país y que pusieran en práctica personajes como Miguel Antonio Caro, Mariano Ospina Rodríguez, Rafael Núñez, Marco Fidel Suárez, Aquilino Villegas, Gilberto Alzate Avendaño, Álvaro Gómez, entre otros; son hoy apenas una pálida empresita de avales electorales que funcionan medianamente mejor en la entraña del país rural, en estos pueblos pequeños donde aún se puede apelar al conservadurismo de las gentes, que en las grandes zonas urbanas donde el análisis, la información y la lectura crítica de las noticias son más rigurosas, y así, con propuestas hábiles como esta que modifica el régimen vigente para la liquidación de los honorarios de los concejales de los municipios de cuarta, quinta y sexta categoría y que además adopta medidas en seguridad social, logran convencer incautos y mantenerse vigentes elección tras elección tan solo para practicar burocracia, es decir, hacer política con “p” minúscula, hecha por politicastros de mentes pequeñas. Ya los he de ver en reuniones y mítines sacando pecho, diciendo que han dignificado la labor de los concejales y colgándole a ese discurso quien sabe cuántas arandelas más.

El Concejo Municipal de Salamina, durante el periodo de sesiones ordinarias del mes de febrero, se reunió en 24 ocasiones, por las cuales cada uno de los 13 concejales percibió honorarios por valor de $5.177.520, además, cuatro de ellos recibieron un auxilio de transporte que por ley es establecido por el mismo Concejo por iniciativa del alcalde y debe atender a criterios razonables y ser dirigido a los concejales que vivan en zonas rurales y necesiten desplazarse a la cabecera municipal en cumplimiento de las funciones para las cuales fueron elegidos. Así las cosas, este auxilio fue estipulado en $45.426 por sesión para los concejales José Fabián López Trujillo (Partido Liberal), Diego Carmona Llano (Partido Liberal), Guillermo Loaiza Henao (Partido de la U.) y el flamante presidente de la corporación, Marino Murillo Otálvaro (Partido Conservador).

En síntesis, estos cuatro corporados por las veinticuatro sesiones de febrero recibieron, además de los honorarios, $1.090.224. En resumen, las actividades del Concejo Municipal durante el mes de febrero costaron $76.029.552 con cargo al presupuesto del municipio, costo que asumimos todos los salamineños.

Así, quedan aún en este 2021 tres periodos de sesiones ordinarias en mayo, agosto y noviembre que en el año no pueden ser más de setenta (70). El presidente, concejal Murillo, ya anunció que luego del 10 de marzo el alcalde convocará a sesiones extraordinarias que anualmente no pueden ser más de veinte (20) y se ocupan exclusivamente de los asuntos para los que el alcalde los convocó ¿Cuáles son esos asuntos? Aún no los conocemos ¿mermelada, transacciones burocráticas para mejorar los ingresos de los corporados? No se puede negar que, aunque pocos (tres o cuatro), hay concejales que de verdad honran con su participación esos honorarios.

Estos son los costos de la democracia, escenarios de la política local que sirven para fortalecerla y profundizar en las funciones de control político. Analicen y discutan ustedes, queridos lectores ¿se justifica que una corporación pública como el Concejo Municipal, elegida por el pueblo, escogida para representar el pluralismo de la sociedad, defender los intereses de la misma y controlar las decisiones de la administración municipal, realice sus actividades y sesionen encerrados, casi que a escondidas de la sociedad? ¿Es razonable que su presidente (concejal Murillo) no tenga el más mínimo recato en tomar posturas a todas luces arbitrarias, abusivas, que rayan con la ilegalidad y que en nada aportan a la confianza y construcción de democracia participativa y representativa? Los invito a todos a reflexionar.

Coletillas:

1. Desde hace una semana esta editorial aparece publicada en el portal web hechosynoticias.gotolcreativos.com del comunicador Eleuterio Gómez Valencia; una atractiva iniciativa que invita a muchos a escribir y donde se encuentran interesantes artículos. Gracias por su aceptación y difusión.

2. Durante los últimos dos años el “Comité prodefensa de los servicios públicos domiciliarios” ha liderado en Salamina una lucha incansable contra el alza exagerada de la tarifa del agua por parte de EMPOCALDAS; ciudadanos cívicos en su gran mayoría, que han tocado puertas que nunca les han abierto. Ahora, ad portas de un año electoral aparecen políticos oportunistas de la región a tomarse la foto y posar de comprometidos con una causa que han ignorado todo este tiempo. En enero del 2020, integrantes de dicho comité intentaron establecer contacto con congresistas de todo el espectro político-ideológico del país, buscando apoyo a su causa, a ninguno le importó, ninguno asistió a su llamado. Esta es una lucha que debe trascender la coyuntura electoral, no se debe seguir el juego a congresistas mediocres que solo aparecen para buscar votos, como ahora lo pretende el Representante a la Cámara Luis Fernando Gómez, el tal “chano”.

 

¡Compartir es cariñoso!

Deja una respuesta