Editorial del domingo – Los Compromisos con San Félix

En este momento estás viendo Editorial del domingo – Los Compromisos con San Félix

En deuda me encontraba pues, de ofrecerle a mis lectores y contertulios alguna breve y objetiva disertación -muy sentida claro está- sobre los compromisos, ejecutorias y deudas de la actual administración municipal con San Félix.


Por: Vladimir Ilich Ulianov

Desde comienzo de año cuando iniciamos con el análisis de la contratación de la alcaldía municipal con entrega de dos domingos, no fueron pocas las personas que con sus amables comentarios me solicitaban detalles sobre la situación del corregimiento de San Félix y voces que me llamaron a pedirme dedicara unas líneas específicas sobre el momento actual de nuestro querido corregimiento, tan ignorado a veces por las administraciones y la misma sociedad salamineña, tan importante para nuestra historia y nuestra economía. Una comunidad pujante y trabajadora que a pesar de hacer parte de la unidad municipal se siente aislada y desconectada, con palpables y diversos vínculos con el municipio de Marulanda y el oriente del departamento.

En deuda me encontraba pues, de ofrecerle a mis lectores y contertulios alguna breve y objetiva disertación -muy sentida claro está- sobre los compromisos, ejecutorias y deudas de la actual administración municipal con San Félix.

Es bueno comenzar diciendo que el cariño y la popularidad de la que gozó Juan Pablo Ospina Rosas en la comunidad sanfeleña fue el fruto de un minucioso trabajo político desde su primera campaña, por allá en el 2015, inteligentemente sostenida hasta la contienda electoral del pasado 2019; una presencia sostenida durante largos años, inclusive en épocas no electorales, que para el momento de su última campaña contó además con la boyante maquinaria Liberal, aceitada por los caciques regionales de ese Partido y puesta en marcha con funcionarios de la administración Noreña, que finalmente vio sus esfuerzos coronados en octubre del 2019 con poco más de tres mil votos y una notable proporción de ellos puestos por ciudadanos del corregimiento.

Hoy, después de un año de ejercicio administrativo de Ospina Rosas, la opinión en San Félix se encuentra matizada por claroscuros. Opiniones positivas, otras negativas y otras indiferentes, porque no son pocos los que no muestran interés alguno en la política y piensan que cualquiera que sea alcalde hará lo mismo de los tantos que han pasado en toda sus historia: poco o nada. Tienen mucha mayor gratitud y recordación por el padre Menegón que por cualquier político cazador de votos.

No es fácil encontrar dentro del objeto de alguno de los 237 contratos adelantados por la administración municipal durante la vigencia 2020 alguno que haga alusión directa al “corregimiento de San Félix” pero sin duda se debe asumir que alguna de la inversión en el corregimiento se direccionó dentro del objeto de algunos contratos como “sector rural de Salamina”. Así las cosas, se celebró un convenio de asociación para funcionamiento y dotación de los Centros Vida de Salamina y San Félix, como también para el Asilo de Nuestra Señora de Las Mercedes y la Mansión del Abuelo San Antonio por valor de $400 millones 686.800; otro mediante contratación directa con el fin de prestar apoyo logístico para llevar a cabo encuentros comunitarios para socialización y participación en el Plan de Desarrollo Territorial del municipio por valor de $5 millones; y solo uno más, también mediante contratación directa para la prestación de servicios de apoyo a la gestión para las diferentes actividades culturales e institucionales en el corregimiento.

El sentir de la comunidad es que la gestión del corregidor ha sido bastante pálida, aunque es difícil entender qué puede hacer esta figura dentro del engranaje de la administración municipal más allá de ser casi una ficha más del entramado burocrático de los entes territoriales sin funciones claras y ejecutorias medibles.

Si Ospina Rosas tiene algo que mostrarle a los sanfeleños es gracias al direccionamiento de las ayudas estatales: Familias en Acción, programas para el adulto mayor y como ya mencioné anteriormente recursos para Centro Vida y el Asilo, además de los mercados que durante la pandemia fueron entregados en jornadas de amplia difusión con cantidad de funcionarios de la alcaldía y áulicos del burgomaestre con notable registro fotográfico para las redes sociales.

Es justo decir también que la comunidad reconoce presencia de la administración municipal a través de jornadas deportivas y de recreación, culturales y de salud a lo largo del 2020 y esperan que se acreciente en este 2021.

En cuanto al tránsito, un risible reductor de velocidad a la entrada del pueblo que más parece un juguete.

Pendientes: -Notable ausencia de la secretaría de Tránsito: se percibe desorden (igual que en Salamina), motos y carros sin documentos, poca regulación del espacio público, hay denuncias de cerramiento de calles por parte de particulares sin intervención oficial alguna.

– La zona del incendio: lo que se ha hecho y lo que se debe hacer allí genera bastante controversia en la comunidad. Con la bloquera entregada por la Gobernación de Caldas se han hecho 10.774 bloques con mano de obra sanfeleña, pagada por la junta pro-reconstrucción. Se planea abrir prontamente un banco de materiales e iniciar obras con $95 millones que tienen ya disponibles. Hay opiniones encontradas: quienes dicen que estos dineros recogidos son solo para los propietarios sin tener en cuenta a otros damnificados; hay quejas de que no hay ningún afectado por el incendio entre quienes manejan ese dinero. Bueno sería mayor claridad en el tema y que todos comiencen a hablar el mismo idioma.

– ¿Dónde está el Secretario de Planeación? ¿Qué criterios se tuvieron en cuenta para las remodelaciones adelantadas en la casa del corregidor?

En síntesis, el Alcalde Ospina no puede ser inferior a las expectativas que él mismo ha generado en la comunidad sanfeleña desde que comenzó su carrera política, cosas se han hecho, otras tantas por hacer.

El Concejo no da pie con bola

Una reunión informal o una sesión oficial. No se sabe qué fue lo que hubo ayer en el recinto del Concejo Municipal. El pseudomonarca que funge como presidente de la corporación (concejal Murillo) parece que se decidió a hacer públicos los temas y debates que se dan en el Concejo, pero tiene tan poco sentido de la oportunidad que todas sus decisiones son un yerro sostenido; quiso hacer ver que ese encuentro fue casual, y que «a la carrera» logró reunir a los concejales “que se encontró” cuando el Concejal Diego Carmona Llano denuncia que no fue invitado y que tiene pruebas de que el presidente concejal Murillo hizo la invitación con anterioridad y deliberadamente ignoró a algunos concejales. Vuelvo y pregunto: ¿Qué fue lo de ayer: una reunión informal o una sesión oficial? Si fue lo primero, es un tema de suma importancia para la comunidad que debió ser discutido de manera oficial por el Concejo. Si fue lo segundo, infringe la ley porque no se ha citado a sesiones extraordinarias, entonces dicha reunión es extemporánea e ilegal. ¿Hasta qué punto esta comparecencia del Dr. Wilson Didier es presionada por un concejal del Partido de la U. que a su vez es funcionario del hospital? ¿Retaliaciones por no recibir cuotas burocráticas?

Últimos Sorbos

1. Esta editorial ahora también aparece publicada en el blog www.salaminaluzyflor.blogspot.com del buen amigo Jhon Alexander Galvis Ramírez
. Gracias por su aceptación y brindarme generosamente su espacio.

2. Lo que buscamos desde este espacio es informar a la comunidad y opinar con objetividad e imparcialidad, pedirle al Concejo y a la Administración Municipal que actúen con sindéresis y de cara a la sociedad no es más que un triste recordatorio de una frase que está tallada en la repisa de la chimenea de uno de los comedores de La Casa Blanca en los Estados Unidos y que sin duda aplica para todas las democracias del mundo: “Que nadie más que los hombres honestos y sabios gobiernen bajo este techo”

¡Compartir es cariñoso!

Deja una respuesta