Andes – La informática al servicio de la salud en Neuquén

En este momento estás viendo Andes – La informática al servicio de la salud en Neuquén
Fachada de la zona de la Guardia (Zona de Urgencias) del hospital provincial de la Provincia del Neuquén. Es el primer centro hospitalario de la provincia.

Fueron los pacientes, los que, ante la imposibilidad de reconstruir sus propias historias de salud, se presentaron ante la Legislatura de la Provincia, buscando una solución.

Por Marcelo Carrascal – Creador ANDES

La provincia de Neuquén, tiene una larga historia en el desarrollo de la informática aplicada a la Salud. Se tienen registros electrónicos centralizados a nivel de los Hospitales y del Ministerio, desde hace al menos veinticinco años. Por supuesto las implementaciones se realizaron de acuerdo a las tecnologías existentes en cada momento. Más o menos precarias.

Los sistemas fueron evolucionando y tomaron un carácter esencialmente asistencial, intentando que se priorice la implementación de módulos que reflejarán las necesidades de los miembros del equipo de salud y que estos, fueran capaces de registrar el proceso de pensamiento, para resolver los problemas de los pacientes. Esta generación de sistemas postulaba que la información estadística, epidemiológica, de gestión y de investigación no solamente estaría más disponible, sino que mejoraría.

A partir de la sanción de la Ley de Historia Unificada de Salud, en el año 2015, el Poder Ejecutivo, sin importar su signo político, debería crear y mantener una plataforma + Open Source y gratuita en todas sus versiones. La plataforma resultante es ANDES, (Aplicaciones Neuquinas de Salud). Para la construcción de ANDES, está explicitado en la ley que deben utilizarse estándares sintácticos y semánticos específicos de salud, para construir una arquitectura interoperable. En la actualidad y luego de casi cinco años de trabajo. ANDES, ha sido implementado en el cien por ciento del sistema público de Salud.

La totalidad de los hospitales públicos y todos los centros de salud provinciales están aportando información a ANDES. El Subsistema privado ya hace más de cuatro años que también está utilizando ANDES y la idea es avanzar en la instauración hasta llegar a todos los profesionales de la salud, sin importar si están o no institucionalizados, para que puedan registrar de una u otra forma la información de salud del paciente.

Dada la flexibilidad, escalabilidad, adaptabilidad y la sencillez de los registros en ANDES, otras jurisdicciones e instituciones han demostrado su interés en la plataforma. El ciudadano como centro ANDES, no surge como una necesidad del sistema de salud, sino que es la consecuencia de las necesidades expresadas por los propios pacientes. Fueron los pacientes, los que, ante la imposibilidad de reconstruir sus propias historias de salud, se presentaron ante la Legislatura de la Provincia, buscando una solución. Fue así como, para satisfacer las necesidades de información de los pacientes, es que se convoca a un grupo interdisciplinario e interinstitucional para construir una solución. El leitmotiv: es “El paciente como centro del Universo ANDES”, esto se ha reflejado en todo el proceso de génesis de ANDES. Desde su concepción, la pregunta fundamental que se trata de responder en cada tarea, iteración, algoritmo y en cada pantalla es: ¿En que se beneficia el paciente con todo esto? Los beneficios son inmediatos.

Históricamente, en la construcción de sistemas informáticos e incluso en información de salud, el paciente era una variable con valor nulo o casi inexistente en el mejor de los casos. Los sistemas se construyen para satisfacer las necesidades de información de las instituciones o de los miembros del equipo de salud por lo tanto tenían esa impronta. El máximo beneficio es ayudar al paciente a acelerar su proceso de empoderamiento. A mostrar que al tener información y comprenderla puede aumentar su participación en la construcción de su propio proceso de cuidado y el de sus seres queridos.

Esto indefectiblemente tiene como consecuencia una mejor salud para toda la ciudadanía. Desafíos actuales El cansancio, la pandemia que nos ha puesto de cabeza y nos ha obligado a encontrar formas innovadoras de trabajar, la altísima demanda de trabajo y la diversidad de los problemas que tenemos que afrontar cotidianamente, son algunos de los desafíos más importantes. Además, podemos destacar la necesidad de formación y retención del recurso humano especializado y la resistencia al cambio de las áreas administrativas.

El recurso humano calificado ya era escaso desde hace tiempo y la situación económica del país y la dificultad para conseguir trabajos que representen un desafío, para aquellos que estudiaron durante muchos años, hace que la escasez, sea cada vez mayor. En el Estado el problema de la competitividad salarial, profundiza aún más el asunto. El otro desafío es más difícil. Todos hemos leído ensayos y hasta libros completos sobre manejo del cambio en las instituciones de salud, para poder llevar con éxito un proyecto de informatización. Todos se focalizaron en el personal asistencial. En base a la experiencia que hemos tenido con ANDES, me arriesgo a decir que ese ya no es un problema. Lo más complejo en este momento, es en las áreas administrativas, ya que quedaron con procedimientos arcaicos, utilizando todavía información en papel.

Todo proceso de despapelización e informatización que se intentó, encontró escollos y retrasos al tener que satisfacer las demandas de las áreas de administración. Detectamos allí terrenos amurallados, casi infranqueables. Por supuesto las responsabilidades no son solamente de las personas de esa área, sino también de los complejos procesos contables, leyes y normativas que restringen a los administradores más innovadores.

Visión a futuro.

Una de las características del equipo ANDES, es haber incorporado a la Agilidad como metodología de trabajo. De hecho, hace un mes, celebramos el haber alcanzado el Sprint número 100. Tenemos claro el horizonte al que queremos llegar. Ese destino es casi inamovible. “El paciente puede acceder, comprender y colaborar en la construcción de su historia de salud junto a todos los miembros del equipo”. El dominio de la salud es muy amplio, diverso y su mutabilidad es alta. Es por eso que siempre tenemos ambiciones grandes, pero somos conscientes que la planificación debe ser realista y dependiente de muchos factores. Proyectamos en base a los recursos que tenemos, al entorno, a las necesidades emergentes y a las ideas. Hacer lo mejor que podamos, con lo que tenemos, tratando que cada una de las funcionalidades que construimos, tenga el máximo impacto sobre la salud de la ciudadanía y mejore la eficiencia del Sistema.

¡Compartir es cariñoso!

Deja una respuesta