La editorial del domingo – Ordenando el Territorio

En este momento estás viendo La editorial del domingo – Ordenando el Territorio
Foto nocturna de la Basilica Menor de Salamina. Fotografía: Fernando Uribe Castaño - Foto Imagen.

…El Ministerio de Salud han demostrado la mayoría de las veces un soporte científico en cada decisión que se toma, pero en otras tantas ocasiones el gobierno Duque improvisa.

Por: Vladimir Ilich Ulianov

A ratos da la sensación, después de un año y más de pandemia que al gobierno nacional el asunto se le sale de las manos; medidas técnicas que generalmente vienen desde el Ministerio de Salud han demostrado la mayoría de las veces un soporte científico en cada decisión que se toma, pero en otras tantas ocasiones el gobierno Duque improvisa. «El gran finde” fue la estrategia que implementó el presidente para promover el turismo a través de ofertas de paquetes turísticos de la mano del Fondo de Promoción del Turismo, los operadores turísticos y las agencias de viaje. El asunto se complicó porque justo antes del inicio de la Semana Santa se comenzó a evidenciar un alza en los contagios de Covid-19 en todo el país presagiando una tercera ola del virus, lo que obligó a tomar nuevamente medidas restrictivas de la movilidad; de manera que muchos colombianos que tenían paseo a la costa caribe o al eje cafetero tuvieron que viajar para poco poder disfrutar de las playas o a encerrarse en un cuarto de hotel por toques de queda desde tempranas horas de la noche. Estrategia y medidas que al final resultaron contradictorias por cuanto no se puede invitar a movilizarnos cuando los contagios crecen, la vacunación va lenta, aún no es masiva y la ocupación de las unidades de cuidado intensivo se acercan al tope.

Tuvo Salamina durante esta Semana Santa un notorio flujo de turistas, quizás no igual a otros años, pero para la situación actual fue escandaloso ver el parque invadido de carros, cafés a reventar sin reparos en aforos y una movilidad con muy deficientes medidas de bioseguridad. Tal vez el alcalde no se dio cuenta porque se tomó sus días de descanso en Manizales, lo cierto es que el mero decreto de toque de queda de la alcaldía no fue suficiente y a mi modo de ver resultaron inapropiadas ciertas actividades que, aunque culturalmente son de mi total agrado decidí no asistir previendo multitudes que se ofrecen como carne de cañón al virus.

Por otra parte, fue caótica la movilidad, definitivamente en Salamina no hay quien tome cartas en el asunto; las calles son tierra de nadie y de cualquiera: impera el desorden, el atropello a las normas de tránsito. ¿No hay manera de regular esta situación?

Hace dos semanas me referí a este asunto y los comentarios de los lectores daban cuenta de esa negativa percepción de la movilidad y el uso del espacio público; pues bien, lo que pudimos presenciar en Semana Santa debe obligar a la Secretaría de Tránsito y al alcalde a implementar medidas efectivas para que esta situación no continúe en franco deterioro.

Si el proyecto de restauración de la malla vial del Parque de Bolívar es una realidad que avanza en estudios, análisis y presupuestos como ha informado Ospina Rosas y la rehabilitación de algunas calles ha sido una de las banderas de su alcaldía, la invitación es a que ello vaya acompañado de un plan juicioso, institucional y sostenido que imponga orden, disciplina y claridad a todos los actores viales acompañado, cómo no, de fuertes campañas de una cultura de movilidad que contrario a lo que muchos piensan no es escondiendo policías detrás de cada esquina para impartir multas sino persuadiendo a la comunidad a través de la comprensión de las normas y la educación.

Dos herramientas tienen Salamina para implementar medidas que armonicen la cada vez más caótica movilidad: El Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) aprobado por el Ministerio de Cultura en el 2017 y de casi nula implementación y el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT) anunciado con bombos y platillos en el 2017 por el entonces alcalde Germán Noreña y desconocido, ignorado y engavetado (no aprobado) por él mismo y el Concejo Municipal de ese entonces.

Estos dos documentos además de velar por la protección y conservación del patrimonio cultural mueble e inmueble del municipio, establece requisitos para la correcta comprensión y evaluación de propuestas de intervención a estos bienes muebles e inmuebles, imponer multas, suspender obras o anular incentivos a propietarios que incumplan con el ordenamiento, propone cambiar el sentido de algunas vías, inclusive peatonalizar otras, regular la disposición de ciertas actividades económicas dentro del centro histórico, disponer de zonas de parqueo fuera del mismo centro histórico y la construcción de un terminal de Transportes; en síntesis se enfoca también en temas de movilidad y tránsito vehicular, todo esto hasta ahora desconocido por la oficina de tránsito; inclusive hay organizaciones que deben meterle el diente al asunto y hasta ahora tampoco lo han hecho; ¿Cuál es la funcionalidad hoy de la cacareada Junta Local de Patrimonio? ¿hay coordinación entre las oficinas de Tránsito y Planeación para adelantar proyectos con miras a la organización de la movilidad y el uso del espacio público? ¿Qué tiene para decir al respecto el Consejo Territorial de Planeación? Y en lo concerniente a la organización del territorio, ¿en qué ha avanzado el actual Concejo Municipal? Este es un tema de vital importancia en las discusiones de esa corporación.

La Gobernación de Caldas en asocio con la Federación Colombiana de Municipios y La Unión Europea, aseguró $1.211 millones para la actualización del Ordenamiento Territorial (OT) en 10 municipios del departamento que emitieron Certificado de Disponibilidad Presupuestal, entre ellos no está Salamina, ¿por qué?

El último Plan de Ordenamiento en Salamina se aprobó en el año 2001, es decir, que tiene 20 años y por consiguiente se encuentra desactualizado. Este es un tema que políticamente no es tan taquillero como el cemento y la foto; no todos los mandatarios locales tienen clara la importancia de este instrumento para el futuro económico y social de los municipios. Este permite tener los municipios al día, mejorar la aplicación de políticas públicas, define un crecimiento ordenado de las poblaciones, categoriza el uso del suelo, define zonas habitacionales, analiza la densidad poblacional para ofertar mejores servicios públicos, detener riesgos ambientales, garantizar un crecimiento organizado; en fin, una gestión integral del territorio. Está claro que implementarlos cuesta mucho dinero, pero es necesario, hay que buscar la forma, entonces, digo yo, antes de invertir dos años del dinero que recibe el municipio vía Regalías para la remodelación del Parque ¿no es más viable, responsable y técnico invertir antes en la actualización de un Esquema de Ordenamiento territorial (EOT) después de 20 años, es decir que está obsoleto? Aún hay chance de que el asunto salga más barato; el Secretario de Planeación Departamental, Valentín Sierra Arias, sostuvo que se estudia la posibilidad de extender el convenio para llegar a otros 10 municipios más que necesitan actualizar su EOT.

En síntesis, la vía para ordenar este caos creciente en esta Salamina cada vez más turística, más visitada, más reconocida, es la actualización del territorio y mientras tanto hay que tener algo más que dos guardas ordenando el tránsito; hay que diseñar métodos de cultura ciudadana, hay que educar, yo creo que eso aquí no es difícil, los salamineños somos gente culta.

Zonas Azules Temporales

No estoy de acuerdo con implementar el cobro cotidiano del parqueo en vía pública; esta medida sólo debería ser contemplada en dos o tres fechas al año con alta afluencia de visitantes, hacerlo de forma ordenada y que las ganancias sean en su totalidad para personas, familias o comunidades vulnerables; de resto un mayor control de la autoridad, solo parqueo en sitios permitidos, sin cobro.

¿Y el teatro qué?

En las próximas semanas la Secretaría de Cultura Departamental entregará totalmente rehabilitado el Teatro Pantágoras en Pensilvania. ¿En qué van las gestiones para la recuperación de nuestro derruido teatro?

Temas nacionales

La Gestapo era la policía secreta de la Alemania nazi. La Fiscalía General de la Nación en cabeza de Francisco Barbosa, parece que está encargada hoy de investigar y combatir todas las tendencias peligrosas para el Gobierno y su Partido, tal como lo hacía hace 84 años Hitler; no de otra forma se explica la descabellada imputación a Sergio Fajardo.

¡Compartir es cariñoso!

Deja una respuesta