La Editorial el Domingo – El Alcalde y la Pauta Publicitaria

En este momento estás viendo La Editorial el Domingo – El Alcalde y la Pauta Publicitaria


Hoy en Salamina lo que sabemos de la administración municipal es porque ella misma lo publica en una cantidad de perfiles de Facebook que obedecen, farragosos, a un mismo fin (el de la alcaldía, el del alcalde, el de unos seguidores, otro del alcalde, el de otros seguidores) y así terminamos todos dando por sentada la versión oficial de los acontecimientos.

Por: Vladimir Ilich Ulianov

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Hechos & Noticias ni de su director.

La percepción que la sociedad tiene de los acontecimientos está mediada por la información que entregan los medios de comunicación y la interpretación o lectura que damos a esos acontecimientos está influenciada por la forma en la que los medios cuentan la noticia. A nivel nacional es más fácil hacer esa lectura crítica de los acontecimientos, claro está, si logramos liberarnos de sesgos e inclinaciones políticas. Tenemos a disposición cualquier cantidad de medios y leyendo, viendo o escuchando a buena parte de ellos, logramos hacernos a una idea de lo que realmente acontece, repito, si hacemos esa lectura que nos de independencia y criterio.

A nivel regional y local esto es más difícil, los medios de comunicación son menos, más tradicionales y acaparan una visión de los sucesos en la que disentir es políticamente incorrecto. Salamina no es la excepción y la información cuando no es oficial se expresa al vaivén de las redes sociales y así es mucho más importante tener la capacidad de realizar un filtro que nos dé mayor objetividad, imparcialidad y equilibrio a la hora de comprenderla.

Hoy en Salamina lo que sabemos de la administración municipal es porque ella misma lo publica en una cantidad de perfiles que obedecen, farragosos, a un mismo fin (el de la alcaldía, el del alcalde, el de unos seguidores, otro del alcalde, el de otros seguidores) y así terminamos todos dando por sentada la versión oficial de los acontecimientos y quienes pretenden dar otra interpretación, la desdibujan en el vulgar panfleto, en el morboso chisme, mal escrita y en un voraz sectarismo que extingue cualquier visión de respetable oposición.

La pauta oficial en Colombia debe servir de manera esencial para que las entidades públicas comuniquen sobre el impulso de políticas, el fomento de valores, la información del ciudadano sobres sus derechos y obligaciones y para ofertar servicios propios de sus funciones; de ahí la necesidad de hacer veeduría y exigir transparencia en la administración de los recursos que deben ser destinados a comunicar la administración municipal con la ciudadanía, para que los lectores y las audiencias se enteren cómo se administran los recursos públicos, y cuál es la relación de las entidades públicas con los medios de comunicación. Sin embargo, los recursos de publicidad oficial, también son usados para autopromocionar una imagen favorable de las entidades o de los propios funcionarios, el famoso “autobombo”

Nos enteramos los salamineños la última semana de que la alcaldía de Juan Pablo Ospina celebró el pasado 24 de abril, un contrato con la Revista Semana por un valor de 17 millones 800 mil pesos (Información tomada del SECOP). Dicho contrato tiene por objeto “la prestación de servicios de publicaciones institucionales alusivas al Municipio de Salamina en el marco del Plan de Desarrollo Construyendo Confianza 2020-2023”, será cancelado en 3 cuotas de $5.933.333 cada una, durante los meses de abril, junio y septiembre y la revista se obliga a publicar una serie de artículos en la edición impresa y en la digital.

No hay nada ilegal en ello, lo que cuestiono es la necesidad y el poco sentido de la oportunidad de adelantar un contrato de esta naturaleza en un tiempo en el que el recaudo del municipio se ha visto afectado como consecuencia de la pandemia y además cuando las obras del gobierno de Ospina Rosas en su gran mayoría, hasta ahora solo son proyectos. No desconozco su capacidad de gestión, ni lo que se ha realizado hasta ahora, como tampoco la seriedad y viabilidad de los proyectos que pretende adelantar para el municipio, pero es cuando menos un exabrupto invertir esa cantidad de dinero en pura autopromoción llevada a cabo con recursos públicos en un municipio categoría 6, de por sí con bastantes afugias para su sostenibilidad.

Ya a inicios de este año presenté un análisis de la contratación en la alcaldía durante el año 2020 y expuse cómo se celebraron contratos que iban más allá de de la comunicación y la información y rayaban con la propaganda y el derroche: $5 millones con la emisora local; $24 millones en “acercamiento a la comunidad” mediante reuniones en barrios y veredas; “apoyo a la gestión administrativa en el despacho del alcalde” por $8 millones; y una rendición de cuentas por casi $8 millones. La Alcaldía de Ospina Rosas está resultando muy poco austera y por el contrario hace gala del derroche en tiempos de crisis, cosa que al final puede dejar las vacas flacas pero la imagen del alcalde muy robustecida de cara a su horizonte político.

Hoy descubro que no tuvo sorpresa alguna nuestro alcalde, leyendo la Revista Semana cuando “desprevenidamente” encontró la nota sobre Salamina. Ya veremos qué más nos cuenta Semana en los artículos contratados y que están pendientes de salir.

No alcalde, la platica no se puede gastar así. Definitivamente hay cosas que aunque legales no dejan de ser controvertidas.

Addendum

*Alguno de los personajes que acompañó decididamente la campaña del hoy alcalde y que se autoproclamó en primera línea para sucederlo en el 2024, perdió su espacio burocrático, ya lo había dicho en alguna editorial del año pasado, la inconveniencia de nombrar puesticos políticos en cargos netamente técnicos. “… qué es lo que pasa, que nos estamos alejando tanto, que cada vez nos comprendemos menos…”

*Con quién dialoga el Presidente Duque ¿con los políticos que no representan a nadie, a lo sumo a sí mismos?¿Con estos partidos políticos en crisis, venidos a meras empresas electorales? en esta crisis de representatividad ¿cree el gobierno que alguno representa al pueblo que lleva 11 días en las calles?

*La propuesta: una buena iniciativa la del Mercado Campesino que tuvimos ayer en el parque. Encontré poco y las fresas algo caras (tal vez bajé muy tarde), pero bien vale la pena evaluar la posibilidad de hacer esta actividad con mayor frecuencia o institucionalizarla… a los oídos del Concejo Municipal.

 

¡Compartir es cariñoso!

Deja una respuesta