Constituyente chilena darían mayoría a partidos progresistas e izquierda

En este momento estás viendo Constituyente chilena darían mayoría a partidos progresistas e izquierda

La lista «Vamos por Chile», la amplia coalición de la derecha y de la extrema derecha, no lograría el objetivo por el que se agrupó todo el espectro derechista. Con un 21,1% de representación es la lista más votada, pero quedaría lejos de poder influir de forma trascendente en los nuevos artículos constitucionales.

Por: María Clara Calle Aguirre – Especial para Hechos y Noticias

Se terminó la jornada electoral en Chile. Con más del 70% de los votos escrutados, las listas de ciudadanos independientes y la oposición de centroizquierda e izquierda se llevarían más de dos tercios de la Asamblea Constituyente, formada por 155 representantes que se encargarán de redactar la nueva constitución chilena. Estos resultados quitan poder de influencia a la lista unitaria presentada por la derecha.

Las listas independientes, de centroizquierda e izquierda obtendrían más de dos tercios de los escaños de la Asamblea Constituyente, la proporción necesaria para aprobar los puntos que se propongan para la nueva constitución. Los representantes tendrán hasta junio de 2022 para deliberar el texto, que posteriormente será votado por los ciudadanos chilenos. La derecha se quedaría con pocas perspectivas de influencia en la nueva carta magna, si tal y como indica el recuento, que ya contabiliza más del 70% de los votos, no logra un tercio de la representación.

La lista «Vamos por Chile», la amplia coalición de la derecha y de la extrema derecha, no lograría el objetivo por el que se agrupó todo el espectro derechista. Con un 21,1% de representación es la lista más votada, pero quedaría lejos de poder influir de forma trascendente en los nuevos artículos constitucionales. El resultado de la votación constituyente, fruto de masivas movilizaciones sociales a finales de 2019, deja la nueva carta magna en manos de las listas independientes y de las de izquierdas, que se presentaron divididas.

Las listas de izquierda «Apruebo Dignidad» y «Lista del Pueblo» recogerían un 18,5% y un 15,1% de la representación respectivamente. Mientras que las agrupaciones de centroizquierda «Lista del Apruebo» e «Independientes No Neutrales» alcanzarían un 14,7% y 7,9% en cada caso.

Piñera asegura «haber escuchado» el mensaje.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, aseguró haber escuchado el mensaje que ha mandado el pueblo con la votación, un castigo al oficialismo. Piñera afirmó que los resultados deben conllevar «una reflexión» para el Gobierno, ya que «hoy la voz de todos los ciudadanos se escuchó con la misma fuerza», declaró en comparecencia cuando la mayoría de los votos ya habían sido contabilizados.

Piñera recordó el camino que ha llevado al país al punto actual, iniciado por las protestas masivas de 2019, que el presidente empezó criminalizando y reprimiendo. Finalmente, el ejecutivo propuso lo que Piñera llama «acuerdo de paz» con el que se aprobó en el congreso una reforma constitucional. La modificación permitió el plebiscito de 2020, en el que una amplia mayoría votó a favor de redactar una nueva constitución. La misión de los 155 representantes elegidos este domingo.

Fin de semana electoral histórico

Este domingo 16 de mayo se celebró la segunda jornada electoral en Chile, una votación histórica porque además de votar por los próximos alcaldes, concejales, gobernadores regionales; los chilenos estaban llamados a elegir a las 155 personas que se encargarán de redactar la nueva constitución del país.

Esta fue la primera vez que Chile pone en manos de los ciudadanos la capacidad de elegir a los constituyentes, pues todas las cartas magnas que ha tenido el país austral han sido escritas por los políticos tradicionales. Además, esta elección fue una de las consecuencias de las protestas masivas que surgieron en octubre de 2019 y en las que se reclamó avanzar hacia un Estado que rompa la horma que dejó la Constitución escrita en tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet.

Pero la votación no ha estado exenta de inconvenientes. En la segunda jornada electoral, hubo una demora excesiva en la mayoría de los puestos de votación. Aunque en teoría las urnas deberían haber abierto a las 8:00 (hora local), el Servicio Electoral de Chile (Servel) reconoció que solo después del mediodía ya estaban funcionando todas las 46.087 mesas.

Los observadores chilenos advirtieron que la tardanza se evidenció especialmente en las zonas más pobres de la capital, Santiago; y en el norte del país.

Una vez se superó la demora, los puestos de votación siguieron funcionando. Aunque su clausura estaba programada para las 18:00 (hora local), el Servel permite que las mesas donde ya no haya votantes puedan cerrar antes. Por eso, desde las 17:00, los medios locales anunciaron que las primeras clausuras se vieron en la región de Magallanes, en la Antártica chilena.

Juana Millal, candidata a la Asamblea Constituyente Indígena Mapuche, por el Partido del Pueblo, emitió su voto en un colegio electoral durante el segundo día de la elección de la Convención Constitucional, en Santiago, Chile, el domingo 16 de mayo de 2021.

En total, serán 155 los integrantes de la convención que se encargará de redactar la nueva Constitución, con igualdad en la cantidad de hombres y de mujeres y con 17 escaños reservados para representantes de los pueblos indígenas.

Así se evidenció la abstención en el primer día electoral en Chile

A pesar de los cambios que puede traer la votación, la abstención ha sido la protagonista. Al menos así ocurrió durante la primera jornada electoral, el pasado sábado 15 de mayo. Esta situación se ha repetido durante la segunda jornada.

Los datos de participación general en estas elecciones constituyentes rondan el 31% según las cifras oficiales.

Lo que muestran las cifras es que hasta ahora la participación electoral está lejos de equiparar a la del plebiscito, cuando más de 7,5 millones de personas acudieron a las urnas en octubre del año pasado. Un 78% de ellas votaron a favor de redactar una nueva constitución.

Algunas de las razones de la desconfianza de los chilenos

La abstención tiene muchas explicaciones, pero la principal es la desconfianza que siente una parte de los chilenos frente a lo que pueda ocurrir. Y es que a pesar de que la Constituyente puede romper con la carta magna instaurada en tiempos de dictadura, muchos no creen que la elección traerá una renovación verdadera.

Una de las razones es la manera en la que se elegirán los 155 constituyentes. Estas personas se elegirán siguiendo el sistema de D’Hondt, según el cual primero se cuentan las listas más votadas y de estas se reparten los escaños a los candidatos más votados. Esto podría darle un puesto constituyente a alguien que sacó menos votos que otro de los candidatos, pero que está dentro de una de las listas ganadoras.

“Supongo que la gente se desmotivó, sintió que nada iba a cambiar”, le dijo a la agencia Reuters Camila Rojas. Esta joven de 20 años votó por primera vez en la ciudad costera de Valparaíso en Chile y le hizo un llamado a su generación para ir a las urnas a pesar de la desconfianza. “El cambio comienza contigo, si no votas, nada va a cambiar”, enfatizó.

Otra de las razones que impulsa la abstención es la cantidad de opciones que tienen los chilenos. Claudia Heiss, investigadora del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social de Chile, explicó que mientras el plebiscito del 2020 ofrecía una opción clara entre el apruebo y el rechazo, las elecciones de este fin de semana ofrecían una variedad en la cual muchos de los aspirantes tenían vínculos con políticos tradicionales. Eso podría haber generado una nueva desconfianza, particularmente entre los votantes jóvenes, según Heiss.

Por último, la elección de los constituyentes no garantiza que la carta magna vaya a cambiar. En primer lugar, no hay acuerdo generalizado en cuáles son las modificaciones que se deben haber. Mientras los grupos de activistas se movilizan en pro de la igualdad de género, la protección del medio ambiente, la defensa de los pueblos indígenas; los conservadores esperan mantener un sector privado dominante para tener un bloque legislativo a su favor.

Y es que cualquier cambio en la legislatura requerirá que dos tercios de los constituyentes estén a favor, por lo que los grupos que obtengan más de un tercio de los escaños podrán hacer una oposición de peso y bloquear cualquier cláusula del llamado Texto Fundamental.

“Los dos tercios generan una dinámica de grandes acuerdos y negociaciones, lo que hará que muchos temas o no van a poder ser abordados o no se van a abordar de la forma que esperarían muchos sectores», dijo a EFE el académico de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile Octavio Avendaño.

Por último, el documento que sea redactado en los nueve meses que tendrán los elegidos no es el definitivo. Este deberá pasar por una votación pública a mediados de 2022 y, si los chilenos lo rechazan, la constitución actual seguirá en vigor.

¡Compartir es cariñoso!

Deja una respuesta