Hechos y Noticias

Columna deOpinión – ¿Supongo que sí?

Hechos y Noticias
Hechos y Noticias

Una de las tantas capacidades del ser humano es la comunicación, es el mecanismo cierto que tenemos para hacer entender al otro nuestro pensamiento o una encomienda que requiere de un lenguaje claro y directo.

La comunicación y el dialogo es la manera más asertiva para evitar el quebranto de amistades y un fluido entendimiento en medio de las diferencias, porque el comunicarnos y expresarnos nos hace verdaderamente libres.

“Usted me entendió mal”, dicen algunas personas al ver que lo que dijo no es lo que quiso decir. sin embargo, muchas veces se presentan esos atascos cuando no hablamos de manera franca y directa, sino que por el contrario mandamos mensajes implícitos pensando que han sido entendidos por nuestro receptor.

“Supongo que sí” dicen unos, “Creo que sí” aseguran otros, dos afirmaciones mortales a la hora de establecer una verdadera comunicación, porque ni el creo ni el supongo son confiables ya que no establecen un fidedigno envío, y menos una afirmación lógica que nos lleve a estar seguros que el mensaje fue claramente entendido.

Cuántas relaciones maltratadas y desquebrajadas por falta de una buena comunicación, cuántas tragedias ocasionadas a causa de una mala declaración y cuánto dolor se causa cuando esa comunicación es débil, floja y sin valor y más cuando se manosea por aquellos hábiles inquiñosos que se saborean aplicando el adagio “divide y vencerás”.

“Llamar al pan pan y al vino vino” es quizá una de las acertadas maneras que tenemos para actuar con claridad y fluidez, para entregar al otro el recado diáfano que no dé lugar a malas interpretaciones y menos a entender lo que nunca se dijo o aseguró.

¿Me hice entender? dicen algunos conferencistas y docentes a lo que algunos alumnos responden: Si señor, sin haber entendido nada, porque tal vez a varios les causa irritabilidad cuando le dicen, que pena, pero no le entendí. Una afirmación poco usual porque estamos acostumbrados a “tragar entero” sin saborear si quiera el contenido, como los que se quedan únicamente con el titular sin leer ni entender el contenido.

Hablar de frente será siempre la mejor manera de evitar tormentosos momentos de irreparables consecuencias, decir la verdad con sutileza pero con firmeza, por muy molestas que resulten nuestras afirmaciones. Si me comunico a tiempo y traduzco lo que estoy pensando seguramente vamos a encontrar las respuestas a nuestras dudas y la solución a tantos miedos y vacíos.

En las oficinas del aparato público y privado se ha tenido que recurrir a las actas para legitimar lo que se dijo y tener como evidencia un papel donde queda plasmado lo que se expresó de parte de uno y otro y en muchas ocasiones quien levanta el acta no traduce con exactitud lo indicado por los participantes; sin embargo, esta herramienta ha servido para desvirtuar lo que algunos mentirosos suelen asegurar con tanta desfachatez para cubrir sus debilidades e irregularidades.

Un tema tan delicado que toca la ética y la verdad, dos valores tan grandes e importantes como aquel que establece una apropiada comunicación con códigos exactos y palabras adecuadas que no den a malas interpretaciones ya que no siempre hay pocas palabras para un buen entendedor y a veces necesitamos acudir a un amplio glosario para que quede claro lo que queremos manifestar.

En una época tan difícil, cuando creemos que tenemos fluidas comunicaciones y en las redes se pone abundante contenido de desecho, bien vale la pena volver a repensar el término de la comunicación para filtrar de alguna manera la avalancha indiscriminada de insumos puestos allí como trampas mortales por personajes siniestros sin oficio que utilizan lenguajes tan aberrantes como el mismo hecho de enviar recados malévolos que distorsionan la verdad.

Hablar será siempre la mejor manera de solucionar los conflictos, mirarnos a los ojos y repasar una y otra vez las conclusiones que legalizan los deberes y compromisos frente a lo que se dijo. Comunicarnos de manera directa sin el manejo de comisiones falsas que solo logran confusión y discordia.

En las reflexiones de los expertos encontramos afirmaciones incuestionables como aquella que nos advierte sobre las causas y la consecuencia de una mala comunicación, por eso se asegura que una débil comunicación puede hacer de nuestras vidas una pesadilla debido a que ella es un proceso bidireccional, es decir que dependemos de la intervención e interpretación de los demás.

Si utilizamos una mala palabra todo lo que decimos puede salirse por completo de contexto y, luego, tendremos que asumir las consecuencias de un incendio que ni siquiera teníamos intenciones de provocar.

En ese mismo sentido los estudiosos del tema afirman que lamentablemente muchas veces no escuchamos para comprender, sino que escuchamos para responder y salvar nuestro pellejo al costo que sea, por eso será siempre oportuno escuchar con curiosidad, hablar con honestidad y actuar con integridad porque nuestra verdad jamás será la verdad de todos.

Hay muy poca disposición de escuchar de manera consiente a los demás y en vez de entender al receptor nos dedicamos a contra atacar como si estuviéramos en un rin de boxeo y en otras ocasiones creemos que una verdad a medias o una “mentira piadosa” nos evita problemas cuando es todo lo contrario, porque decir las cosas como son, es y será siempre la mejor alternativa.

Hablar menos y escuchar más es una buena fórmula, como también lo es preguntar cuando no estemos satisfechos con el mensaje ya sea porque no fue claro o porque necesitamos mayor ilustración para interpretarlo en debida forma.

Finalmente, las muletillas como: “Si señor, todo entendido, claro que si o perfecto”, son muy lesivas toda vez que se convierten en falsas afirmaciones que solo pretenden cortar de tajo al interlocutor para que no siga hablando.

Nunca supongamos nada sin estudiarlo, entenderlo o comprobarlo y nunca demos por hecho lo que no hemos hecho ya que queda claro que decir… “supongo que sí”, es una afirmación peligrosa y nada confiable.

¡Compartir es cariñoso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros